Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.

Ver Pólitica de Cookies
aceptar

Cobertores

Cubiertas para piscinas desmontables o piscinas enterradas de obra

Mostrando 1 - 24 of 24 elementos

Un cobertor de piscina desmontable o una cubierta, es un elemento sencillo pero que se hace casi indispensable. Básicamente se dividen en dos grupos, las cubiertas isotérmicas y los cobertores de invierno:

 

 

La cubierta isotérmica

 

Hay cubiertas isotérmicas para piscinas desmontables, piscinas de acero, piscinas de madera o piscinas de plástico PVC. Para todos los casos el funcionamiento es el mismo. Buscaremos la talla que necesite nuestra piscina y que nos recomienda el fabricante. Si no hubiera, se puede poner la que tenga el tamaño más aproximado. El funcionamiento de la cubierta isotérmica es sencillo. Hace de efecto invernadero, la radiación del sol es proyectada en las miles de burbujas de aire que componen la cubierta isotérmica. Los rayos Ultra Violeta no entran pero la radiación solar si y van calentando el agua. Al estar tapada, el agua no se evapora y va incrementando la temperatura. Con la llegada de la noche, la temperatura baja, pero gracias a la cubierta isotérmica, proporciona un excelente aislante que evita que se enfríe el agua. La temperatura del agua irá bajando, pero mucho menos que si no estuviera la cubierta isotérmica. Al llegar el nuevo día, el sol volverá a hacer el ciclo que nos tiene acostumbrados y volverá a repetir el efecto que acabamos de contar. Esta vez el sol está incidiendo en un agua que está ligeramente por encima a la del día anterior y así sucesivamente tantos días como tengamos días soleados. Otro papel no menos importante que realiza la cubierta isotérmica es la de preservar el agua del polvo y de elementos que puedan ensuciarla. Por este motivo y para que tengamos la menor fuga de calor durante la noche, se recomienda que la medida de la cubierta isotérmica se ajuste lo máximo posible a nuestra piscina desmontable o piscina de obra.

Si usa la piscina en los meses de invierno o si estira el uso en primavera y otoño con la ayuda de un calentador o bomba de calor, este elemento pasivo es el binomio perfecto. Le ayudará a que no se disipe la temperatura adquirida con la bomba y al día siguiente el agua estará más templada que el día anterior.

 

 

El cobertor de invierno

 

Una vez termina la temporada de baño en nuestra piscina desmontable, es el momento de replantearse si vamos a retirarla y guardarla hasta el próximo verano o la vamos a dejar montada. En este caso tenemos que preparar la piscina para el invierno. Nunca vaciar la piscina. Trataremos el agua con un producto invernador, esto nos ayudará a mantener el agua.

Pondremos el cobertor de la piscina. Es recomendable poner algo flotando en la piscina a fin de que el cobertor no toque el agua, con esto conseguimos que el agua no se congele o le cueste más. Ceñiremos bien el cobertor a la piscina para que no salga volando el primer día de viento. Algunos modelos llevan un cable de acero con una carraca que estrangula contra la piscina.

El cobertor de invierno es opaco, no deja pasar la luz y por tanto pone muy difícil la proliferación de algas que requieren hacer la fotosíntesis. Si además hemos tratado el agua con un químico especializado para invierno, el resultado lo tenemos asegurado.

Algunos modelos de cobertores de invierno presentan unos pequeños agujeritos para que no se acumule el agua de la lluvia y la piscina tenga una mínima ventilación.