Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.

Ver Pólitica de Cookies
aceptar

Piscinas hinchables

Disfruta del verano en tu piscina hinchable

Mostrando 1 - 17 of 17 elementos

Las piscinas hinchables son las más fáciles de instalar independientemente que sean pequeñas o grandes. En tan solo unos minutos la tendrás disponible para el disfrute de nuestros pequeños y no tan pequeños. La piscina es un elemento divertido, refrescante y un lugar donde olvidarnos del estrés y del calor del verano. Bien sea en un pequeño patio, en una terraza, en un jardín o en el campo, invertir en una piscina es invertir en calidad de vida. Lo mejor es que no hace falta invertir gran cantidad de dinero para disfrutar de ellas, ya que las piscinas inflables son las más económicas y están diseñadas para resolver cualquier necesidad que puedas tener dado el gran surtido que disponemos en MegaPiscinas.

 

Antes de empezar a montar la piscina, debes elegir un buen sitio que tenga espacio suficiente a su alrededor y en el que el suelo sea totalmente horizontal. Limpia bien el suelo y asegúrate de no dejar nada que pueda perforar la piscina. Lo más recomendables es poner un tapiz para proteger la base. La mayoría de nuestros modelos incluyen un tapiz como la Easy Set 457x107 cm. También se puede poner paneles desmontables de espuma que dan una agradable pisada y evitan resbalones. Muchos de nuestros clientes optan por poner también césped artificial, que queda muy bien estéticamente hablando, no le afecta el agua y además se muestra muy resistente al sol y a las pisadas.

 

Una vez tenemos la base resuelta, extenderemos la base de la piscina inflable en el sitio elegido. Podemos hinchar el anillo con una bomba o a pulmón dependiendo de lo grande que sea la piscina elegida. Tendremos cuidado de no pasarnos de presión, no hace falta que se ponga duro. La función de este anillo hinchable es la de dar forma y ser un cómodo borde de piscina. Conecta la depuradora mediante las mangueras que se incluyen. Si no hay depuradora, se servirán unos tapones en forma de seta y que se deben de poner por la parte de dentro de la piscina hinchable. Ya puedes comenzar con el llenado, verás como el anillo empieza a elevarse según sube el nivel del agua.

 

Ya puedes empezar a disfrutar de tu nueva piscina, así de fácil. Si en algún momento del verano el anillo sufriese algún pinchazo, la piscina no perdería su forma ni se le saldría el agua, debido principalmente a la forma que tiene, al agua y al peso que ejerce, consiguiendo que se mantenga. Podrás reparar fácilmente el pinchazo con uno de nuestros kits específicos para pinchazos.

 

 

 

Piscinas de ocasión

 

Quizá te plantees la compra de una piscina hinchable usada, antes de nada, desde MegaPiscinas queremos darte cierta información. Las piscinas inflables nuevas no son caras y el ahorro que tienes con una de ocasión no rentabiliza los posibles problemas que te pudieran surgir. Si vas a comprar una piscina hinchable de segunda mano, mejor que sea de alguien conocido. Si no lo conoces, es mejor que veas la piscina montada y con agua, comprueba que no hay fugas de agua, que las costuras no están rasgadas y que la depuradora funciona. Ayuda a desmontarla y llévatela en ese momento.