Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.

Ver Pólitica de Cookies
aceptar

SPA Deluxe

Un Jacuzzi no es un capricho, es una inversión en salud

Mostrando 1 - 8 of 8 elementos

Los baños termales son muy antiguos y vienen de muchos años atrás cuando se usaban las aguas termales calentadas por la propia naturaleza en aledaños a volcanes o zonas con influencia magmática. Con el paso de los años, el hombre fue acercando estos saludables baños a sus núcleos de población y residencias de la alta aristocracia. Afortunadamente no solo ya no es cosa de unos cuantos privilegiados, sino que gracias a la tecnología, podemos tener SPAs muy sofisticados con unas enormes propiedades y prestaciones instalado en nuestra casa a un coste muy asumible. Pero, ¿que beneficios tiene un SPA? Los beneficios del SPA son tantos, que requiere separarlos en tres grupos:

-Físico; Lo primero que hacemos al entrar en una bañera de hidromasaje o SPA es “relajarnos” que no es poco, pero nuestros músculos y articulaciones también se relajan y los dolores musculares y reumáticos se mitigan o desaparecen. Activa e sistema inmunológico de forma natural, reactiva el metabolismo, mejoran los problemas digestivos, y mejoran el aparato urinario (la próstata). Genera un efecto antinflamatorio al mejorar la circulación y previene la hipertensión ajustando la temperatura del agua, no es recomendable para los hipertensos los baños de agua muy caliente, consulte con su médico.

-Psicológico: Al entrar en un estado de relajación, los problemas son aislados automáticamente descargando la mente. Nuestro descanso mental nos ofrece estar más fuertes y activos después. Al liberar tensiones (sobre todo con baños antes de dormir) nos harán tener un sueño más profundo y reparador, por lo que nos recargará de energía para un nuevo día.

-Estético: Si tiene problemas en la piel como dermatitis atópica, lupus o soriasis, estas se verán mejoradas.

En definitiva, no debemos de pensar que la compra de un SPA nos va a suponer un gasto sino que es una inversión, una inversión que repercute directamente y desde el primer día en nuestra salud y la de los que más queremos.